Entradas

Inspiración, cultura y libertad

Imagen
Hace miles de años, en la antigua Grecia, Zeus, dios de dioses, y Mnemósine, titánide que personifica la memoria, engendraron en nueve noches consecutivas a Calíope, musa de la elocuencia, la belleza y la poesía épica; Clío, musa de la historia; Erato, musa de la elegía; Euterpe, musa de la música; Melpómene, musa de la tragedia; Polimnia, musa de la lírica; Terpsícore, musa de la danza; Talía, musa de la comedia y Urania, musa de la astronomía. Apolo y las musas, 1826 -Heinrich Maria von Hess- De la historia del nacimiento de las nueve musas podemos aprender muchas cosas, como que Zeus, a pesar de peinar barbas blancas, no necesitaba pastillas azules. Pero también podemos aprender que las musas son hijas de Mnemósine, es decir, que la inspiración nace de la memoria. Utilizaremos este mito para empezar a descifrar la inspiración y para acabar con la idea de que esta es una presencia mágica, que se manifiesta sin explicación alguna para susurrar al oído de unos pocos elegidos. Beethoven

El crecimiento del autor

Imagen
Afortunadamente, en la fotografía, como en cualquier arte, no existen las recetas ni los atajos. No obstante, desde Alma Natural trataremos de analizar en este artículo algunos puntos que consideramos de vital importancia para cualquier autor que pretenda crear una obra personal, sensible, profunda y sincera. No podemos pretender empezar una casa por el tejado. Antes de nada, necesitaremos contar con unos cimientos bien estables para empezar a construir sobre ellos nuestra obra con total confianza. Una pintora no podrá nunca plasmar en un lienzo sus sueños si no domina sus pinceles y sus pigmentos, un pianista no podrá contagiarnos emoción con su música si no domina su piano, una escritora no nos conmoverá al leerla si no domina su léxico. Del mismo modo, como fotógrafos, deberemos lograr que nuestra cámara sea una extensión más de nuestro cuerpo; deberemos dominar e interiorizar la técnica y saber controlar, manipular y crear la luz con total soltura. Nunca podremos expresarnos medi